Cristóbal Medina

Un eslabón más para la cadena

FECHA

Existe una pequeña ermita, que lo fue de un cementerio, algo peculiar. En su decoración, en origen cristiana y ortodoxa, hay una serie de personajes raros y, en cierta medida, monstruosos, los denominados réprobos. Estos personajes, pintados en el tambor de la cúpula, son bustos alados, con muecas horrendas, que muestran los dientes y se cubren con un capirote. ¿Esta iconografía es propia de una iglesia? ¿Existe algún otro referente en el mundo?
Bien, pues esta ermita está en ruinas, rodeada de maleza y a punto de derrumbarse si no se pone remedio. Y en eso estamos.
Estoy hablando de la ermita del Santo Cristo de Talaván, situada en Cáceres, poco más allá de Plasencia.

Pues existe un quijote en Béjar, a más de cien kilómetros y en otra provincia y autonomía que se ha empeñado en salvar de la ruina tan peculiar lugar. Un amigo común, Juan de la Cruz Mayo [ver su blog], ya nos advirtió a los abulenses del peligro que corría este extraño paraje, lo hizo en la página web de la asociación a la que pertenezco, Ávila Abierta, y aquí dejo el enlace: “Más quijotes para Talaván”. De él son las fotos que acompañan este artículo.
Juan me ha invitado a sumarme a la cadena de quijotes y a que me acerque a Talaván, aduciendo que puedo aprovechar para “pasar por Trujillo […], Plasencia, La Vera, Garrovillas…” Y pienso hacerlo en cuanto tenga ocasión.
El quijote original en esta aventura se llama Gabriel Cusac  [Ver su blog], y es un escritor bejarano de gran calidad y de un lenguaje castizo y genuino, que entronca con el mismísimo Francisco de Quevedo. Me ha impresionado, admirado y entusiasmado la lectura de su impagable libro de relatos cortos titulado “Cuentos desquiciados”, que recomiendo encarecidamente a todo aquel que no se asuste del humor escatológico (palabra polisémica que ha de tomarse en su acepción grosera). De su imaginación parece que hayan salido personajes como los réprobos, pero no, ya estaban ahí.
Tengo intención de seguir el consejo de Juan, como ya he dicho, y acercarme a Talaván en cuanto la ocasión me sea propicia, pero estoy seguro de que nada nuevo podré aportar, tanto literariamente como gráficamente, a lo mucho y bien hecho que ya hicieron otros. Lo único que puedo añadir, como mi particular granito de arena, es esto que estoy haciendo, tratar el tema en mi blog, por si tengo algún lector que no lo conozca. Con ello me sumo a la cadena de blogs que forman la cruzada quijotesta, integrada por gentes sensibles a la conservación del patrimonio, instando a aquellos que tienen medios para ponerle remedio al colapso inminente del que está amenazada esta joya. ¿Me escucha, señor Monago?
No puedo por menos que traer a la mente el infausto y estúpido derrumbe de otro edificio singular en mi misma ciudad, como fue la Fábrica de Harinas. De este hecho el periodista José Ramón Rebollada ha realizado un documental titulado «Poder contra verdad» que nos ha abierto los ojos a los abulenses, señalando el ensañamiento necio de los poderosos, quienes, para demostrar que mandaban, arrasaron un edificio histórico de valor singular, al tratarse de uno de los primeros centros fabriles unitarios de la Historia de España, y de Europa, dejando en su lugar un inhóspito “mausoleo” para perpetuación de su majadero criterio, a pesar de que se ofrecían interesantes alternativas culturales de conservación. Como hoy todo va de vínculos, dejo otros enlaces a este tema [aquí] y [aquí]. A este ejemplo habría que añadir otros igual de infames, como la destrucción del cementerio musulmán de Ávila, asunto del que yo tendría mucho que contar y que quizá lo haga en otra ocasión.
¿Dejaremos que Talaván se hunda y desaparezcan para siempre los enigmáticos réprobos? ¿Consentiremos que algo tan raro, singular y fuera de lo común se pierda de la memoria?

Paso la bola. La pelota está en tu tejado. Te transmito la invitación que me hicieron a mí y, si realizas la excursión en esta primavera, es posible que nos encontremos allí, anonadados por la visión de los enigmáticos réprobos.

No te lo quedes para ti, compártelo

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on whatsapp
WhatsApp

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies