Cristóbal Medina

Los intransigentes

FECHA

Todos necesitamos seguridades para poder conducirnos por la vida. Cuando comenzamos a andar, titubeamos en los movimientos y, con la práctica, logramos dar pasos firmes. La experiencia nos da ciertas seguridades basadas en lo aprendido. Eso nos pasa también en nuestra vida social y política. 
Debemos tener algunas seguridades que nos permitan seguir adelante, sin replantearnos constantemente las cosas. Aunque de vez en cuando las pongamos en duda. Es más, las debemos poner en duda como método.
Los intransigentes son un caso aparte. Son personas que han hecho una reflexión, más o menos profunda, y han sacado unas conclusiones. Hasta aquí, sin problema. Lo malo viene cuando sacralizan sus conclusiones, pensando que son verdades absolutas y que nada ni nadie las puede discutir. Así, a las personas que piensan de forma diferente a ellos, cuando menos, las tienen por imbéciles y en general por malintencionadas o incluso por criminales.
Los intransigentes son ignorantes. Desconocen que la realidad es poliédrica y no plana. Cuando vemos una imagen de dos dimensiones, podemos afirmar con certeza que bien es un círculo, un cuadrado o cualquier otra forma geométrica, regular o irregular. Y que tiene este o ese color. No hay duda. Pero como la realidad no tiene dos dimensiones, sino tres —o a saber cuántas más—, lo que nosotros, desde nuestro punto de vista, vemos de una forma, los otros, desde otra perspectiva pueden ver de otra. Así, las personas inteligentes sabemos que —humildad ante todo—, cuando menos, los demás pueden tener tanta razón como nosotros. Esto lleva al respeto de las opiniones ajenas y al entendimiento, bases de la convivencia.
Joven-vieja. Versión de W.E.Hill (1915)
Fuente: Biblioteca del Congreso Americano
Los intransigentes son una fracción de un partido político o una religión, cuando no una mayoría en esas organizaciones. Invaden un grupo social, para esconderse detrás de una bandera y dedicar toda su energía a luchar, de la forma que sea, contra esos estúpidos criminales que no ven la verdad. Su ruin verdad. No soportan las críticas a sus ideas y llegan al extremo de declarar la guerra para intentar demostrar que tienen razón, con el propósito de exterminar al contrario. Da igual la sangre que pueda verterse, lo importante es salirse con la suya.
Pobres intransigentes, no saben que los países se formaron por unos reyes que hicieron guerras contra otros y pocas veces coinciden con un pueblo determinado. Y que es absurdo, además de imposible en el mundo globalizado, que cada pueblo tenga su nación. Siempre es más enriquecedora la multiculturalidad. ¿Se imaginan en Estados Unidos a los Siux con un trozo de tierra por su lado, haciendo frontera con los italoamericanos por otro y los irlandeses americanos por otro? ¿Sin mezclarse? Eso se llama racismo, sin paliativos.
Religión – Wikipedia
Los intransigentes ignoran que las religiones son derivaciones dogmáticas de muchos siglos y que consolidan determinadas creencias, que en épocas pasadas pudieran tener sentido y ahora no. Las religiones para ellos tienen que permanecer estáticas, sin acomodarse a los tiempos. Dicen que solo hay un dios, pero magnifican las diferencias que les separan de otros que creen en lo mismo. Solo porque a ese único dios lo llaman de otra forma e hizo pis en esta esquina en lugar de en aquella. Aunque ellos no lo han visto, están seguros que otros sí. Además, en su subconsciente desconfían tanto del poder de su dios omnipotente, que tratan de defenderlo de unos simples mortales que lo ofenden. Son como hormigas protegiendo a una ballena, a la que no han visto nunca, para que otras hormigas no la injurien escupiendo en el mar.
Los intransigentes desconocen que las banderas son convenciones, que nacieron de determinada forma causal y podrían tener por azar colores diferentes. Si me sueno los mocos con un trapo blanco no pasa nada, pero ¡ay si ese trapo tiene colorines!
Los intransigentes se ofenden enseguida. No soportan que los demás se rían de los pilares en los que ellos han basado su existencia. Cuando reírse de uno mismo es la base de la inteligencia y del progreso. Pero eso nunca lo sabrán, porque ni son inteligentes ni esperan ningún progreso. Son conservadores rancios de sus miserias.
Dioses y patrias son las herramientas que a lo largo de toda la Historia han utilizado los poderosos para tener en sus filas a aquellos que no comparten sus intereses y, entre estos, los intransigentes son su mayor conquista. Con ellos forman sus ejércitos de choque. Son los tontos útiles.
Cada uno puede defender sus seguridades, pero es fundamental el respeto al contrario o no habrá convivencia. Para amar hay que desnudarse de las ideas. Y también para hacer el amor. En el fondo las ideas solo sirven para emplearlas en el juego de la democracia, la cual resolverá por el sistema de mayorías y pactos lo que hay que hacer.
Ya lo dijo una persona sabia del siglo XVI, a quien obligaron a abandonar su fe unos intransigentes: solo hay nacer y morir, lo demás es cosa vana.

No te lo quedes para ti, compártelo

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on whatsapp
WhatsApp

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies