Cristóbal Medina

La inconsistencia de pensamiento

FECHA

Un descerebrado ha apuñalado al escritor indobritánico Salman Rushdie, causándole grandes daños, aunque parece que se está recuperando. Todo tiene origen en la fatua del Ayatolá Jomeini que le condenó hace treinta años a ser asesinado por su libro Los Versos Satánicos, considerado blasfemo.

Siempre me ha llamado la atención la inconsistencia en la fe de los creyentes. Si de verdad creen en un ser superior, creador de todas las cosas, del mundo y de la vida, del alma y del Universo, ¿cómo pueden pensar que ese ser supremo necesita que un mindundi le defienda? ¿No sería mejor tener una actitud más creyente y confiar en el castigo del «infame» por parte del ser superior? ¿O es que el descerebrado duda de que el creador de todo tenga poder suficiente como para castigar un insulto?

También puede considerarse un acto de ira contra el desprecio a una creencia. Pero poca fe tiene quién se ofende porque alguien se burle de sus creencias. Si tiene mucha seguridad en su fe, ¿qué le puede importar que otra persona se burle de ello? Me da exactamente igual que se rían de mí porque creo que la tierra es una esfera. Invito a los terraplanistas a que vayan al borde del mundo y hagan una foto. Tengo tanta seguridad en la ciencia, que los conspiranoicos con sus alucinaciones solo pueden causarme risa.

Desde luego que hay que respetar las creencias de los demás, pero hasta cierto límite. Nunca debemos dejar que nos obliguen a creer, que nos impongan sus ideas, porque sí, eso sí que es motivo de rebeldía. Y faltar al respeto a lo más sagrado es signo de inteligencia. Si dios existiera, seguro que se reiría con nosotros, pues un ser inteligente y omnipotente nada puede temernos.

La libertad de expresión no solo consiste en que tú puedas pensar lo que quieras y decirlo en voz alta, también está mi derecho a expresar que te equivocas. Y el ofendidito debe resignarse y confiar en su fe para superarlo, igual que los demás nos resignamos, por ejemplo, a que nuestros vecinos crean que una talla de madera, labrada con arte, es un dios verdadero. Pero no por la belleza de la obra, sino porque la creen animada y mágica. Bueno, que la paseen por la calle y le digan «guapa», estoy resignado, pero de igual forma yo puedo expresar que lo que hacen es idolatría.

El principio de la convivencia consiste en respetar las creencias de los demás, aunque estas nos incomoden. Pero tanto las de quien cree, como las de quien no cree.

Quien defiende con violencia a un dios omnipotente, desde luego que es un descerebrado o tiene muy poquita fe y nada confianza en Él. La evidencia nos dice que son fanáticos intransigentes, que no respetan las opiniones de los demás, pero que quieren con la violencia y la sangre hacer que se respeten sus ridiculeces e inconsistencias intelectuales. La duda es el principio de la sabiduría y la ignorancia se apoya en la seguridad absoluta.

No te lo quedes para ti, compártelo

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on whatsapp
WhatsApp

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies