Cristóbal Medina

Guerreros

FECHA

El sonido fuerte de la letra erre es rudo, incomoda al oído y provoca tensión. Las palabras con erre son feas y desapacibles: terrible, guerra, tierra, perro, yerro. Una sucesión de ellas provoca desagrado: «¡Maldito sea el perro que desentierra el hueso roído de la cruel guerra!

La guerra resume el fracaso de la humanidad. La guerra crea fosas comunes de cadáveres sin identificar, que alimentan el odio y el más hondo penar de los familiares de cada matado (que no muerto). La tierra que pudre a estos matados está podrida ella misma, se vuelve yerma, no genera fruto aprovechable.

Las guerras se sustentan en los intereses bastardos de los que las inician, que disfrazan de ideas nobles, como la heroicidad, el honor, la patria, la historia, la religión, la bandera o el orgullo. Pero solo se benefician de ellas los que sacan rendimiento económico o poder. Una madre del bando ganador que llora el ataúd de su hijo cubierto con una bandera, cambiaría esa victoria por la vida que desperdició la ambición de otros. Y no digamos las madres de los perdedores, que además del dolor por la muerte, sufren violaciones, trasquilones y tragos de ricino para cagarse en una procesión vergonzante.

Dicen que en la guerra los valientes son los que luchan y no es cierto. Los que luchan se pliegan a las órdenes recibidas y matan por miedo, no por valor. Los valientes son los que arrojan las armas, los desertores, esos son los verdaderos héroes y nadie les hace estatuas.

La puta guerra se repite en la humanidad una vez tras otra y la humanidad sufre la puta guerra una vez tras otra. Eso produce un cansancio existencial que agota la voz del poeta pidiendo la paz. Primero grita con fuerza en contra de la sinrazón, mas poco a poco su voz se va debilitando hasta no poder decir sino tres sílabas por verso. El poeta tiene que sacar de sus entrañas el revulsivo del alarido final para, en la agonía, aplaudir a los valientes, a los desertores.

Los hombres deberíamos dejar de gobernar el mundo, deberían regirlo las mujeres, que son las que paren a los hijos enviados a la guerra por el sátrapa de turno. Hoy el sátrapa se llama Vladimir, ayer se llamaban Adolfo o Francisco. Antes de ayer Napoleón o Julio.

«Malditas sean las guerras y los canallas que las hacen»

Julio Anguita

 

Antes de que se agote mi voz.

 

¡Maldito sea el perro que desentierra

el hueso roído de la cruel guerra!

 

A los muertos en la batalla

se los tragan fosas comunes

y los cubre un árbol suicida,

que bajo tierra se alimenta

con sucia savia, ennegrecida

por cadáveres que fermentan.

 

Nuestros amos exigen

que demos nuestra sangre.

Nos piden que luchemos

por patrias y por reyes,

y añaden que debemos

pelear por nuestras leyes.

 

Pero nosotros

nada ganamos:

Solo industriales

que armas fabrican

y militares

que prevarican.

 

¡Canallas,

que guerras

persiguen

y en ellas

medallas

consiguen!

 

 

Hoy

se cierne un

cielo plomizo.

Gritaré, si agonizo,

en mis últimos estertores:

¡Que vivan los valientes desertores!

 

©Cristóbal Medina

No te lo quedes para ti, compártelo

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on whatsapp
WhatsApp

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies