Cristóbal Medina

El nacimiento de la Bande Dessinée

FECHA

A finales del siglo XIX, en Estados Unidos habían creído erróneamente que inventaban una forma novedosa de narrar a través de imágenes y que llamaron comic. A comienzos del siglo XX desarrollaron esa forma narrativa hasta perfeccionar un lenguaje que creían nuevo. Luego, como la pólvora, ese nuevo lenguaje se expandió hacia el sur, llegando al Cabo de Hornos, donde quedó detenida, ya que entonces, como ahora, la Antártida estaba despoblada.
Stampa D’Epinal, por Ch. Pellerin, hacia 1885. Musée Carnavales, París
Sin embargo, Europa fue reticente a importar este “invento” yanqui y, a comienzos del siglo XX, no hizo sino continuar con su tradición de narrativa a base de imágenes, desarrollada en los siglos precedentes, viviendo ajena a las codificaciones que se van consolidando al otro lado del Atlántico.

Une Voix de Tonnerre, Caran D’Ache, 1887. Le Figaro Illustré
Esta circunstancia fue la generadora de un área confusa donde fácilmente se traspasaban las fronteras entre la Narrativa Gráfica y la Literatura ilustrada, es decir, a pesar de utilizar el lenguaje preciso, no eran conscientes de que lo era y lo confundían con otras cosas. Así insertaban los textos a pie de dibujo con lo que, en ocasiones, resultaban redundantes, por repetir lo que contaban los dibujos. Pero estos textos contenían muchas veces, además de las descripciones, los diálogos de los personajes, por lo que eran un complemento a los dibujos, los cuales llevaban el peso narrativo.
La familla Fenouillard, Cristophe, 1889. Le Petit Français Illustré
Voy a realizar un resumen del desarrollo inicial de la Bande Dessinée, que es una de las más importantes tradiciones de narraciones con imágenes del continente y que también hace alusión Bélgica, de la cual hablaré en una próxima entrada de mi blog.
En Francia, editores como Offenstad publicaban revistas juveniles con historias en imágenes que tenían los textos al pie: L’Epatant(1908), Fillette (1909), L’Intrépide (1910), Cri-Cri (1911),Les Romans de la Jeneusse (1912) y durante la Primera Guerra Mundial: Croix d’Honneur y La Jeune France.
De esta primera época francesa cabe destacar algún autor. Louis Forton (1879-1934) creó en 1908 la famosa serie Les Pieds Nickelés, para la revista L’Epatant, que cuenta las aventuras de una banda de tres granujas. Alain Saint-Ogan (1895-1974), en 1925 crea Zig et Puce, en Le Dimanche Illustré, siendo el único en utilizar las técnicas desarrolladas al otro lado del Atlántico. René Pellarin, Pellos, (1900-1998) en 1937 dibujó su fantástica Futuropolis y en 1948 continuaría la  serie mencionada de Fortón, Les Pieds Nickelés, hasta 1981, sabiendo darle vida nueva, con una narración mucho más ágil y los personajes actualizados. Benjamin Rabier (1869-1939), realizará en Europa otro invento que los yanquis consideran “genuinamente americano” los funny animals con su serie Gedeon(1923). Pero claro, cometió el error “imperdonable” de colocar los diálogos en textos impresos al pie de los dibujos. Y por fin Rober Velter (1909-1991) conocido como Rob-Vel es el creador en 1938 de la famosa serie Spirou en Bélgica.
Sería el editor Paul Winkler, el que revolucionaría la industria francesa publicando material de Estados Unidos en los años 30. Obras  como Jungle Jim, Prince Valiant, Little Annie, The Katzenjammer kids (rebautizados como Pim, Pam, Poum) o Mickey(también con el nombre cambiado de Rooney). Estas importaciones causaron tal impacto en los creadores que, entonces sí, abandonaron definitivamente la tradición y comenzaron a narrar, a hacer historietas, utilizando los bocadillos. El material americano acaparó la industria, relegando a los dibujantes franceses. Durante la Segunda Guerra Mundial este material extranjero escaseó, pero fueron pocas las oportunidades que se dio a los autóctonos ya que desaparecieron muchas revistas por la catástrofe bélica y las que quedaban disminuyeron el número de páginas. Cuando acabó el conflicto, los vacíos se llenaron con material belga de las revistas Tintin y Spirou, apareciendo también las primeras revistas procedentes de Italia.
Una vez asentado el lenguaje pleno, con los avances importados de Estados Unidos, Francia se convertiría en origen de una de las expresiones más brillantes de la narrativa gráfica a nivel mundial. En los años se pone a la cabeza de las revistas con una cabecera hoy mítica, Pilote, que nació en 1959 de la mano de Jean Hébrard, René Goscinny, Albert Uderzo y Jean-Michel Charlier. La revista se dirigía a los adolescentes, el mismo sector de las exitosas belgas Spirou y Tintin. Pronto el semanario sería comprado por Georges Dargaud. Sus historias eran principalmente aventuras: Barbe Rouge, Astérix, Tanguy et Laverdure, Blueberry, Lucky Luke… alcanzando el éxito hasta las sacudidas de mayo de 1968. De todos ellos espero hablar en capítulos posteriores.

BIBLIOGRAFÍA:
– Coma, Javier. HISTORIA DE LOS CÓMICS (4 tomos). Toutain Editor, Barcelona, 1982.
– Gaumer, Patrick y Moliterni, Claude. DICCIONARIO DEL CÓMIC, ILUSTRADO, Larousse Planeta, S.A. Barcelona, 1996.
– Guiral, Antoni. DEL TEBEO AL MANGA. UNA HISTORIA DE LOS CÓMICS (10 tomos), Panini Comics, Barcelona, 2007-1013.

No te lo quedes para ti, compártelo

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on whatsapp
WhatsApp

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies