Cristóbal Medina

Café amargo

FECHA

 —¿Qué va a tomar el señor? —le dijo el camarero a un joven que acababa de sentarse a una de las mesas de la terraza que, a esas horas caniculares, estaba casi vacía.

—Un café solo, cargado y sin azúcar, para disfrutar de su amargor —respondió el cliente—. ¡Coño, Julio, no te había conocido!

—Ni yo a ti, Borja.

—¡Qué casualidad! No sabía que trabajabas de camarero.

—Ya ves, algo tenía que hacer.

—He quedado aquí con Ana —dijo con precaución y, al ver la reacción neutra de su amigo, intentó sacarle una sonrisa—, así que me lo tomaré con calma, ya conoces su impuntualidad. Sabías que estamos juntos, ¿no?

—Sí, lo sabía —respondió Julio intentando mostrar seguridad—, pero no te preocupes, que nosotros lo dejamos hace más de un mes. ¿Quieres algún bollo u otra cosa?

—No, el café solo. Pero, no te vayas, que te noto distante. En serio, no quisiera que te hubieras mosqueado porque salga con Ana.

—Somos adultos y ella te eligió a ti. No hay más que decir.

—Siempre fuimos muy amigos durante toda la carrera.

—Lo fuimos, tú lo has dicho. Pero las vidas se separan y cada uno sigue la suya, la que le corresponde. Por cierto, que debo felicitarte, al final te dieron a ti la plaza.

—Sé que tú tienes mucho mejor expediente que yo, Julio, que la merecías más. Siempre fuiste un alumno brillante.

—Pues ahora me dedico a sacar brillo a los vasos.

—Te lo tomas mal, me lo temía. No quisiera que nuestra amistad se rompiese por algo así. Tú vales mucho, Julio, seguro que sales adelante.

—Adelante… —repitió Julio, dejando la mente en blanco.

—Fuimos amigos y espero que lo sigamos siendo —añadió Borja—, sabes que te echaré una mano en lo que necesites. La suerte me ha puesto donde estoy, no es mérito mío, pero soy capaz de apreciar una amistad y tienes la mía de forma incondicional. Julio, sabes que te debo mucho, tus apuntes fueron fundamentales para mí. Nunca estuve muy centrado en los estudios, las fiestas me perdían. No como tú, que tanto provecho les sacaste.

—Sí, ya ves para qué me ha servido todo.

—Entiéndeme, sé que esa plaza la merecías tú, sé que es injusto que me la dieran a mí, pero no puedo rechazarla, no sirvo para otra cosa. Tú sabes defenderte, has demostrado tu fuerza de voluntad y tu valía. Por ejemplo, yo no serviría para hacer lo que tú haces, sería incapaz de llevar un café a una mesa sin volcarlo. Soy un inútil para cargar en la mente dos pedidos a la vez. Ni siquiera para dar las vueltas de una cuenta. No valgo para nada, por eso no puedo renunciar a lo que me ha regalado la suerte, Julio. Si quieres que te pida disculpas de rodillas, lo hago.

—Ya, lo que te ha regalado la suerte… O las influencias de tu padre. Y su dinero.

—Sin rencores, Julio, te lo ruego. El mundo es injusto, la vida es injusta, pero la amistad no tiene límites. No debe tenerlos.

—Nunca te pediría que renunciaras a tu —hizo hincapié en esta palabra— plaza para que me la dieran a mí. Entiendo que no vales para nada y que yo puedo servir cafés y poner ladrillos en una obra.

—Me apena que te lo tomes así, amigo. De todas formas, no cambio de parecer, quiero dejarte claro que siempre estaré para echarte una mano en lo que necesites.

—Bueno, que ya entra gente en el local. Voy a por tu café.

Julio le dio la espalda y se marchó rápido. Borja negó con la cabeza en un gesto de culpabilidad. Se restregó los ojos y se echó el pelo suelto y largo hacia atrás, peinándoselo con los dedos. En eso llegó una chica joven, rubia, que lucía una falda corta y una amplia sonrisa. Se acercó a Borja por detrás y le besó en una mejilla. A continuación, se sentó a su lado.

—Perdona el retraso, cariño.

—Ana, no te vas a creer quién trabaja de camarero en este antro.

—¿El papa de Roma? —bromeó ella.

—No, el gilipollas de tu ex. Pobre desgraciado. Casi es mejor que no pidas nada, que me tomo mi café de un trago y nos vamos pitando. Creo que me va a saber más amargo que de costumbre. No quiero que aproveche el infeliz para pedirme alguna recomendación, buscando las influencias de mi padre.

No te lo quedes para ti, compártelo

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on whatsapp
WhatsApp

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies